Categoría:

No puede haber paz para los malvados

No puede haber paz, ni honores para los malvados, no es cuestión de odio eterno a los asesinos de una Guerra Civil y una dictadura. No puede haber paza, mientras miles de españoles y españolas, esperan sus exhumaciones, enterrados en fosas anónimas. No puede haber asesinos con honores y que se haya olvidado el reabrir las fosas de los cadáveres de las personas fusiladas, como forma de un ejercicio básico de justicia y dignificación. Si esto es una necesidad, también lo era que Queipo de Llano, un militar cruel que invitaba a violar mujeres y que ejecutaba a los que no pensaban como él, no podía descansar en la basílica de la Macarena de Sevilla.

Leer más...
Publicado en: